La Alta Sensibilidad en tus relaciones personales

La alta sensibilidad en las relaciones personales

Si algo nos caracteriza a las PAS (personas altamente sensibles) es nuestra manera tan particular y profunda de relacionarnos con los demás.

Necesitamos CONECTAR, a un nivel profundo con las personas que forman parte de nuestra vida y a quienes amamos (profundamente también).

Dependiendo de qué tipo de PAS seamos extrovertidas o introvertidas manifestaremos de una manera u otra nuestra forma de establecer vínculos con los demás.

Cuando la doctora Elaine Aron empezó a realizar sus estudios, en un principio creyó que se trataba del rasgo de la introversión, pero su trabajo le mostró que existían personas extrovertidas con las mismas características que ella estaba abordando, por tanto se dio cuenta de que existían PAS introvertidas y extrovertidas, independientemente de la alta sensibilidad.

Sigue leyendo

¿Qué es la ALTA SENSIBILIDAD?

Entre un 15-20% de la población es PAS (persona altamente sensible). Este termino ha sido acuñado por la psicóloga Elaine Aron (lee más sobre ella AQUÍ), que es quien ha realizado las mayores investigaciones en este campo, encontrando que la alta sensibilidad es un rasgo de la personalidad con unas características comunes y que se da también en otras especies de animales.

Las PAS percibimos una mayor cantidad de información sensorial y nuestro sistema nervioso la procesa de manera más compleja. Nuestro modo de comprender el mundo es más profundo y complejo. Somos capaces de notar sutilezas que pasan completamente desapercibidas para los demás, cambios en el aspecto (cambio de gafas, de corte de pelo, un adorno fuera de su sitio…) olores, sensación de frío y calor, un elevado nivel de empatía que nos lleva a vivir de manera muy intensa el abanico emocional. Nuestro cerebro está constantemente estimulado de forma inconsciente por toda la información que percibimos del entorno.

Tal y cómo funciona la sociedad hoy en día, resulta esperable que no sea “bien aceptado” el ser “demasiado sensible”. Vivimos en un mundo que a menudo nos resulta hostil, en el que las personas van por su propio camino sin pararse demasiado a mirar al de al lado. Y mientras tanto las PAS nos preguntamos hasta quién será la madre de ese señor que acaba de pasar a nuestro lado en la calle, cómo habrá sido la infancia de esa mujer que se sienta en frente de nosotros en el metro o por qué la naturaleza tiene tantos patrones de repetición perfectos.

Puedes realizar el TEST de la doctora Aron para comprobar si definitivamente eres una persona altamente sensible, aunque es probable que tú o alguien de tu alrededor lo sea y por eso hayas acabado leyendo este artículo.

Sentimos la necesidad imperiosa de comprender el mundo y su complejidad, de comprendernos a nosotros mismos, de saber por qué una canción o un cuadro nos conmueve y así poder seguir nuestro camino en nuestro desarrollo personal.

Las PAS tienen una serie de características comunes:

  • una mayor sensibilidad a la cafeína
  • alto nivel de empatía e intensidad emocional
  • una vida interior rica y compleja
  • elevado grado de conexión con la naturaleza y los animales
  • percepción sensorial agudizada (capacidad para  distinguir, olores, colores, sensaciones al tacto muy intensas)
  • incomodidad ante grupos numerosos de personas
  • sensibilidad a los ruidos fuertes o persistentes
  • elevado nivel de consciencia
  • perfeccionismo

Entre muchas otras, aunque por supuesto dentro de cada persona habrá características únicas porque ningún ser humano es exactamente igual a otro.

Sin duda el reto más difícil para mi ha sido compaginar esa ALTA SENSIBILIDAD con mi maternidad. Porque la demanda exigente de los niños, empaparte constantemente de sus necesidades y emociones, escucharles gritar, pelearse, hacer ruido, etc es algo que genera una sobreestimulación tremenda, y por ello es muy importante conocer este rasgo de manera profunda, y comprendernos a nosotras mismas para equilibrar las necesidades de todos sin dañar la sensibilidad y el bienestar de ninguno. Porque a menudo las madres tendemos a olvidarnos de nosotras, a poner siempre por delante el bienestar de ellos, hacer cursos y talleres para saber hacerlo mejor, pero se nos olvida cómo entendernos y crecer nosotras para vivir en plenitud, y a partir de ahí ellos también podrán seguir ejemplo. No se puede dar de lo que no se tiene.

Y el mejor regalo que yo me he hecho a mi misma ha sido vivir desde la serenidad e intensidad de mi alta sensibilidad sintiéndome a gusto en mi propia piel, sin rechazar esa parte de mi, que cuando no la comprendía me hacía sufrir.

y tú…

¿Conocías este rasgo? ¿Eres PAS o alguien de tu entorno lo es?

 

Espero haberte aportado una nueva perspectiva con esta información

Noelia Rodriguez Izquierdo.