5 Errores que debes evitar cometer con tu hijo de Alta Sensibilidad

Los padres siempre deseamos hacerlo bien, lo mejor posible. No me cabe ninguna duda. No he conocido hasta ahora a ninguna madre ni padre que desee hacer daño a su hijo a consciencia o que le de realmente igual lo que sientan sus hijos y cómo esto afectará a su vida presente y futura.

Pero a menudo por falta de conocimiento, de información, de herramientas, no damos en la tecla. Tener niños de Alta Sensibilidad puede resultar extremadamente agotador. Son niños con una intensidad desbordante a nivel emocional, que se sobreestimulan y pierden su equilibrio con facilidad, tienen una sed infinita de respuestas a cuestiones muy profundas y eso en el día a día de una familia puede acabar desgastando mucho.

Así que quiero enseñarte cuáles son los errores habituales que se comenten con estos niños y que suelen suponer para ellos una tristeza profunda y una sensación de incomprensión aún mayor.

  1. Decirles “no es para tanto” cuando nos cuentan algo que ellos sienten o viven como un drama. Nosotros desde fuera no podemos medir su nivel de tristeza o decepción ante lo que ocurre como para poder determinar que esté sobre-reaccionando porque además nuestra vara de medir no tendrá la misma escala que la suya. Podemos decir: comprendo que te sientas así, ¿hay algo que pueda hacer para ayudarte? Estamos mostrando empatía e interés sin juzgar su forma de expresarlo.
  2. Olvidarnos de que son NIÑOS porque muestran un nivel de madurez muy superior en determinados aspectos de su desarrollo. No podemos obviar que aunque se hagan planteamientos muy profundos y puedan comprender conceptos muy abstractos a temprana edad su cerebro no deja de tener una edad biológica determinada conforme a la cual se comportará en muchos otros aspectos.
  3. Intentar manejar su frustración en lugar de guiarle para que sea él mismo quien pueda gestionarla. Debemos aceptar que a veces aunque “pongamos todo de nuestra parte”, nuestros hijos van a explotar igual. Nuestra labor es aceptar que tienen derecho a hacerlo y asegurarnos de que no vulneren su integridad y la de nadie más, pero que canalicen su frustración y/o rabia de la manera que necesiten, con nuestro apoyo.
  4. Querer “bromear” o quitarle importancia a sus problemas. Muchas veces este detalle acaba todavía empeorando más la situación. El niño se siente indignado porque considera que no le tomamos en serio y eso puede hacer que deje de querer contarnos qué le ocurre.
  5. No saber “retirarse a tiempo”. En la mayoría de los casos cuando los niños empiezan a mostrar los primeros síntomas de estar sobreestimulados (en entornos con demasiada gente, ruidos o situaciones que les incomodan) los padres “esperan un poquito más” y para cuando se dan cuenta el volcán ya ha hecho erupción. Es mejor ser conscientes e irnos antes de esos lugares o evitarlos en la medida de lo posible. El resultado a la larga siempre será mejor.

Es muy importante que les acompañemos a zambullirse en ese mundo interno de tanta riqueza para que puedan aprovechar todas sus cualidades en beneficio de sus propio bienestar y para ello debemos permanecer atentos, disponibles y cercanos, siempre desde el amor incondicional y no desde el juicio.

 

Noelia Rodriguez.

 

 

¿Merece la pena tener hijos?

Mi respuesta es clara: No. Tener hijos no merece la pena. ¿Cómo va a merecer la PENA? Menuda perspectiva tan pobre de una experiencia tan compleja como es la maternidad. Una balanza de cosas “buenas y malas” para decidir si es “bonito” o no haber tenido hijos o decidir tenerlos. Es absurdo.

Tener hijos merece la alegria, la entrega, el tiempo. Tener hijos merece la VIDA.

 

Porque es una experiencia como ninguna otra, un aprendizaje tan profundo que es imposible salir indiferente de la maternidad. 

No estoy diciendo que todo el mundo DEBA tener hijos. Estoy diciendo que valorarlo como quien busca los pros y los contras a un coche que se va a comprar me parece de locos.

Igual de loco que pensar si la vida merece la pena ser vivida. La pena? No, la pena no. Merece cada segundo de tu existencia lo que te llevas de este viaje. Y de la misma forma que la vida tiene sus idas y vueltas, experiencias traumáticas y otras bellas y trascendentales, la maternidad no iba a estar exenta de sus días oscuros.

Pero cuando amas a alguien de verdad, lo amas en su totalidad, con sus luces y sombras. Para mi es imposible amar a mis hijos SOLO cuando son “ideales”. Porque amar sus berrinches, sus frustraciones y aprendizajes es lo que me obliga a crecer cada día, lo que me inspira a ser mejor y desear que ellos también aprendan y le encuentren sentido a su existencia. Y amar todo eso no significa que vaya a estar contenta y sudando purpurina en los momentos duros, si no que sacaré lo mejor que pueda de esa experiencia y me seguiré nutriendo de todos los momentos fabulosos que tenemos juntos, de cada uno de sus logros, de cada una de sus alegrías y de cada una de sus metas conseguidas, porque serán en parte también un poquito mías.

Creo que nada merece la PENA en esta vida, creo que es mejor aceptar y valorar cada experiencia que te toque, porque lo único que está en tu mano es la actitud con la que afrontes tus circunstancias, para lograr ser feliz con lo que sea que te pase. Si algo tengo claro y meridiano es que la felicidad habita en mi y no en el mundo que me rodea, así que de mi depende sentirme plena aún mientras dura la tormenta.

Y tú ¿crees que merece la pena tener hijos?

El hombre que camina a mi lado

Hace un año que compartí estas palabras para mi marido y hoy me apetece recordarlas y compartirlas… Sin él nada de esto habría sido posible y no puedo sentirme más orgullosa. Tú tienes un compañero así?…

 

“Mi compañero, mi amigo, mi hermano, mi alma gemela, siempre confiando… SIEMPRE apoyando.
Crecer a tu lado es de las mejores oportunidades que me ha dado la vida. Sin duda este viaje no habría tenido el mismo destino sin ti.
De una cafetería argentina en la preciosa isla canaria de Tenerife hasta el infinito o dónde queramos llegar. No hay límites para nosotros.
Sin duda los protagonistas de un nacimiento son la mamá y el bebé, pero sin el padre apoyando en ese saber estar sin más afán que dar amor para que todo fluya, no habría diada ni familia posible para mi. Todo se me queda corto. Has sabido encontrarte cuando todos estábamos perdidos buscando nuestro lugar. Has sabido esperar recibiendo “migajas”. No ha sido fácil para ti, incluso creo que ser padre muchas veces es más difícil… pero estás aquí porque te lo has currado mucho y es algo que quiero compartir con la tribu que tengo aquí. Que sepáis que los hombres así también pueden ir construyéndose a si mismos en el camino, sólo hay que querer. Tú siempre quisiste, y cuando más difícil se ponía, tu más querías! Menudo ejemplo le queda a nuestros hijos.
Gracias amor, por tu entrega sin condición. Si estoy flotando en esta nube es porque tu no me has amarrado a la tierra

Reflexiones desde el alma…

Hoy no tengo un buen día, tampoco lo tuve ayer. La maternidad para mi es una montaña rusa constante de emociones, sentimientos, caos, calma, amor, locura, nervios, preocupación, alegría, orgullo… Y a veces siento ganas de huir. Como tú. Como cualquier madre o padre que está agotado. Huir de mi misma incluso.

Lo cierto es que ser madre fue lo que me despertó y me hizo darme cuenta de la mentira en la que había vivido hasta entonces. Y desde aquel día todo ha sido una revolución. Y a veces siento que voy a explotar… Porque me pongo a leer las etiquetas de la comida y pfff… me pongo a leer las etiquetas de los champús y pfff… me pongo a leer un nuevo libro de neurociencia infantil y pfff… Ser TAN consciente de TODO a veces me supera. Porque me gustaría hacerlo todo bien, todo el rato y es imposible. Ya digo “me gustaría”…

Y cuando la realidad me supera me vengo abajo, me siento sola, incomprendida, a la deriva en medio de un océano inmenso de lágrimas. Pero… Yo tengo el timón! puede elegir adónde ir. Puedo remar en la dirección que deseo, y si no tengo remos, tendré mis brazos… Siempre se puede elegir. A veces me gustaría poder tener el derecho a pataleta como mis hijos. Coger patalear, llorar, decía que la vida me pesa, que estoy cansada de tanto esfuerzo, de tanta lucha con mi propia historia para ser la mejor versión de mi. Que desisto, que quiero echarme a llorar y ya está. Que alguien me consuele sin juicios como hago con mis hijos. Que me den mimos y abrazos o me hagan reír para que se me pase. Pero resulta que no se puede. Que la adulta de la ecuación soy YO y que SOLO YO puedo hacerme sentir mejor. Que dentro de mi está todo lo necesario para sacudir el polvo, levantarme y volver a caminar erguida. Así que después de una hora en blanco, maldiciendo la vida por dentro, enfadada con el mundo y decepcionada con la vida os dejo este post para que os sirva de motivación.

TÚ VALES, TU ERES TODO LO QUE NECESITAS, TÚ TIENES EL PODER DE SENTIRTE BIEN Y SER FELIZ. ERES MARAVILLOSA Y EL MUNDO ES MÁS BONITO GRACIAS A TI.

Y después de escribir esto y guardarlo en borrador me di mi descanso mental. Me centré a mi misma otra vez y recuperé el bienestar. Tienes el poder de estar bien a cada segundo, sólo tienes que decidirlo y hacerlo.

Ahora desde la calma, desde mi centro y relajada tras una ducha mientras duerme el peque me dispongo a trabajar con la mente clara y el corazón contento. Porque en realidad todo es relativo, y yo estoy dónde quiero estar, dando pasos para ir hacia un lugar MEJOR TODAVÍA. Y eso lleva su tiempo, paso a paso.

 

 

¿Cómo conseguir que tus hijos te escuchen? 5 consejos prácticos

Todos los papás y mamás deseamos que nuestros hijos nos escuchen y en la mayoría de los casos que hagan lo que les pedimos, pero difícilmente podremos conseguir lo segundo sin lo primero. Es importante antes de nada plantearse ¿qué queremos? “Escúchame” es una de las palabras que mes se oyen en torno a los niños, sobre todo cuando los padres pretendemos explicarles o pedirles algo. Y ellos como si tal cosa… parece que nos ignoran ¿verdad? A veces es así porque ellos se distraen con facilidad, se abstraen a sus mundos internos y están a otra cosa, y es sano que así sea.
Pero ¿cómo podemos conseguir su atención verdadera cuando queremos hablar con ellos?

 

  1. Evita la palabra “escúchame” para empezar. Puede parecer una contradicción, pero de alguna manera cuando la pronunciamos les damos la oportunidad de hacer justamente lo contrario, porque todo niño para reafirmarse, en algún momento tiene que negar a sus padres y eso no es malo en sí mismo.
  2. Capta su atención participando, no interrumpiendo. Si el niño está jugando a algo puedes interesarte en su juego, hacer una “aparición estelar” graciosa en escena y jugar con él un par de minutos antes de hablarle de eso que deseas.
  3. Sé breve, no des sermones. Si quieres que te escuche para decirle que tiene que recoger sus cosas, hacer su cama, ir a bañarse, etc. Evita soltar un monólogo de 3 minutos ininterrumpidos sobre la importancia del orden, lo cansad@ que estás de ver sus cosas en el suelo, lo importante que es bañarse porque……… bla bla blaaaa (eso es lo que ellos oirán). Sé concret@ y pide colaboración en vez de imponer un mandato.
  4. Pregunta en vez de ordenar. Sí, claro. Pregúntale si puede escucharte. O cuanto tiempo necesita para acabar lo que está haciendo y poder prestarte atención. Tiene derecho a hacerlo. Igual que tu le pides que espere un momento cuando estás hablando con otro adulto o con una llamada telefónica.
  5. ESCÚCHALE TÚ. Sí, muchas veces. Todos los días, con toda tu atención. Cuando te lo pida o cuando no. Todo lo que puedas (ya sé que a veces tienes trabajo, recados, gestiones). Párate un ratito cada día a escuchar sus historias, sus cosas del cole, sus problemas o sus aventuras. Es la mejor manera de regalarle tu atención para que luego él/ella sepa naturalmente dártela a ti.

Nunca olvides mantener el contacto visual, mirándoles a los ojos y mostrando con tu lenguaje corporal un tono amable y respetuoso.

Y aún así, paciencia… Los niños ven más de lo que oyen, así que predica con el ejemplo y ten paciencia. Conforme van creciendo las cosas mejoran, ellos maduran y aprenden de manera sorprendente. Normalmente devuelven lo que reciben, así que cuando veas que algo no te cuadra en su comportamiento, revisa adecuadamente en qué podrías mejorar tu relación con tus hijos. Habla mucho con ellos, dialoga y abre tu corazón a mostrarles tus sentimientos para poder establecer un vínculo y un diálogo permanente y no solo una “escucha por interés”.

 

5 formas de demostrar a tus hijos AMOR INCONDICIONAL

Hoy es el día del amor, no sólo de “los enamorados”. Y el amor más potente y puro que existe, el primero que recibimos y sentimos es el maternal (en segunda instancia más adelante, el paterno). Una fuerza potente como un huracán, capaz de poder con todo. Sentirnos profunda e incondicionalmente amadas en nuestra más tierna infancia es imprescindible para convertirnos en adultos felices, seguros, inteligentes, con autoestima.

Y todos los padres tenemos claro que haríamos lo que fuera por nuestros hijos, que les amamos con locura, que son lo más importante en nuestra vida, pero… No siempre sabemos transmitirlo adecuadamente. Y muchos niños perciben que el amor de sus padres depende de su comportamiento, sus notas, sus labores, etc, y eso es lo que se les transmiten sin saber el doble mensaje el daño que supone.

cover espiral 02

Así que quiero darte hoy 5 formas de demostrarle a tus hijos amor incondicional, para que ellos tengan claro que tu amor por ellos es inquebrantable.

  1. No les castigues, acompañales a descubrir las consecuencias naturales de sus actos. 
  2. Dile cada día que te sientes afortunad@ de ser su madre/padre y que es maravillos@ por ser como es.
  3. Siempre que sienta algún temor hazle saber que tu le proteges y cuidas de cualquier mal, que le ayudarás a superarlo, no lo minimices.
  4. Valora cada día alguna de sus maravillosas cualidades (que generoso eres, que pelo tan bonito tienes, me gustan tus ojos, gracias por ayudarme…)
  5. Parate cada día a darle ese contacto consciente que todos necesitamos, un abrazo apretado sin prisa, en silencio, acaricia su pelo hasta que se quede dormido, muestrate entusiasmad@ de leerle su cuento favorito como un momento de conexión, no un trámite para que se duerma.

Espero que estas 5 ideas te abran aún más la perspectiva y encuentres todas las preciosas maneras que hay de dar AMOR a diario a nuestros hijos.

Aprovecho para contarte que con este motivo voy a regalarte un taller ÚNICO en DIRECTO el día 24 de febrero a las 21:30hs (España peninsular) llamado “Criar, amar, educar” el lema de esta preciosa Espiral de crecimiento.

Solo tienes que suscribirte AQUÍ para recibir el enlace de acceso. Te va a encantar!

Te espero dentro!

Noelia.

La paz se construye desde el seno del hogar

Estás sembrando la PAZ cuando respiras profundo y dejas de gritar,

estás creando la PAZ cuando en vez de callar haces visible la violenta realidad,

estás viviendo la PAZ cuando te detienes con amor a observar la belleza a tu alrededor,

estás contagiando la PAZ cuando sonríes a los demás,

Porque la PAZ empieza en casa, en cada gesto cotidiano, en cada caricia, en cada beso, en cada mirada llena de amor. Cada cuento leído con ternura, cada conversación profunda pidiendo perdón y enseñando los valores fundamentales del ser humano. Actuando con empatía, compasión, sin importar de donde venga el otro, tendiendo la mano al de al lado.

paz

La paz no llegará sólo el día que las guerras acaben. Llegará el día que estas generaciones continuen transmitiendo el mensaje de amor que recibieron en sus casas, sus escuelas. Cuando todos, con nuestras acciones detengamos la violencia, desde un insulto en el colegio, hasta una guerra mundial.

Os envío AMOR y PAZ a todos, hoy y cada día.

firma Noelia

 

 

Entrevista a Isaura González, fundadora de BBTTA.

Tiene su consulta llena siempre, con pacientes suyas y de muchos otros sitios que acuden a pedirle ayuda y consejo para sacar adelante su lactancia porque saben que en ella encontrarán todo lo necesario: apoyo, información eficaz, experiencia profesional y vital, una mirada amable sin juicio y esas palabras de aliento que toda madre puérpera necesita para sentirse fuerte ante la nueva maternidad.

Isaura González Martínez es nuestra profesional de referencia en la zona (Narón, Ferrol y comarca) para cualquier problema derivado de la salud sexual femenina y, sobre todo, de la lactancia materna, fundadora de BBTTA. Considero que nadie mejor para informarnos y desmitificar creencias erróneas sobre el tema, así que le agradezco enormemente su generosidad por aceptar concederme esta entrevista y aportar juntas nuestro grano de arena a seguir difundiendo un tema de vital importancia para todos, niños, adultos, padres, madres, la sociedad completa.

Sigue leyendo