Las mascotas como responsabilidad y herramienta de aprendizaje

Ayer encontramos a una gatita recién nacida abandonada por su mamá, y la reacción de mi hija con sus 2 años me dejó conmovida. Mientras yo tenía a la gatita en mi escote para darle calorcito mi hija me decía: “cuidado mamá, vale? que no se te caiga del “colo” (regazo) vale?, es pequeñita, es bebé y su mamá la abandonó pero la vamos a cuidar, de acuerdo?, puedo cogerla, por favor mamá?” Incluso me pidió que le diera la teta a la gatita (cosa que no comparte con nadie jajaja).

Así que he decidido aprovechar la oportunidad para hablaros de las mascotas y la responsabilidad que supone tenerlas, ya que sois muchos los que querríais tener algún animalito en casa, pero dudáis de que vuestros hijos se hagan responsables de ello.

464132_3492524718253_443359657_o
Nuestras mascotas

CUANDO YA HABÍA MASCOTAS ANTES DEL NIÑO

Nosotros ya teníamos mascotas cuando nació mi bebé, así que ha sido fácil implicarla.

La perra y el gato ya estaban aquí y para ella ha sido siempre normal. Con 15 meses ella misma venía a decirme que había que ponerles agua o comida, y cogía la palita de la caja del gato para limpiar las caquitas. Cualquiera diría “nooooo eso es caca no toques”, pero yo de la manera más amorosa y positiva posible SIEMPRE agradecí su esfuerzo: ¡qué bien cariño, ¿estás limpiando la cajita del gato?, muchas gracias por ayudarme cielo, es un detalle por tu parte. Aunque en realidad la situación que me había encontrado era la mitad del contenido de la caja del gato por el suelo y mi niña con las manos llenas de arena sucia moviendo la palita con muchísima emoción., pero era positivo, estaba repitiendo mi ejemplo.

Valorar su intención y su esfuerzo ha hecho que ella siguiera repitiendo la acción mejorando cada vez más, algunas veces le decía: “mira, mamá te enseña como hacer para que se caiga menos y tu lo intentas”. Otras la dejaba y listo. Pero siempre le agradecí lo que hacía, siempre le expliqué que los animalitos eran parte de nuestra familia y hay que tratarlos con cariño y mimo y también dejarles su espacio cuando no quieren contacto (esta parte ha sido en alguna ocasión la más difícil para ella). También me ha ayudado a curar las heridas de la perrita cuando ha estado malita, con muchísima ternura, dandole caricias y diciéndole con suavidad “tranquila, no pasa nada, mamá te va a curar”. Son pequeños gestos de compasión que nos han llenado el corazón y han hecho que ella se sienta importante en su labor.

¿QUE ESPERAMOS DE NUESTROS HIJOS SI TENEMOS MASCOTAS?

Este suele ser el gran dilema que tenemos los padres, puesto que pensamos que nuestros hijos de manera natural y sin ningún recordatorio van a hacerse cargo al completo de los cuidados de los pequeños peludos, pero esto no siempre es así.

Si para evitar que nuestros hijos se manchen, o perder menos tiempo, asumimos nosotros todos esos cuidados les estamos robando una preciosa oportunidad de poner en práctica la empatía, la responsabilidad, el cuidado por el otro, el respeto por las necesidades de los demás, sin darnos cuenta.

Dependiendo de la edad de los niños habrá cosas que podrán asumir y otras que no, y habrá momentos en que les apetecerá cumplir con esa responsabilidad de buena gana y otras que no, y no por ello están dejando de ser responsables, a todos nos pasa en algún momento. Y es nuestro deber asumir que como familia también tendremos que hacernos cargo de determinados cuidados y de inculcar a nuestros hijos esos valores.

Con 2 años pueden tranquilamente reponerles el agua, echarles la comida en el cuenco, pasarles un cepillo, por ejemplo. Con 4 dependiendo del tamaño y carácter del perrito pueden llevarlos con la correa mientras van de nuestra mano, ayudarnos con el baño (cosa que les encantará) y estaremos sembrando una semilla maravillosa que poco a poco irá dando sus frutos.

¿CÓMO ELEGIR LA MASCOTA ADECUADA?

Si aún no tenemos mascota hay varias pautas a tener en cuenta que pueden ayudarnos:

  • Edad del niño
  • Espacio físico disponible en casa
  • Tipo de cuidados que requiere el animal
  • Tiempo que estamos en casa para dedicarle
  • Alergias en la familia
  • Afinidad del niño por algún tipo de animal concreto

Y sentarnos todos a tener en cuenta cada parámetro, puesto que integrar a un nuevo miembro en la familia debe ser una decisión responsable y sostenible.

Os recomiendo siempre dar una vuelta por las protectoras de vuestra zona, es la manera más humana y valiosa de dar una nueva oportunidad a un animalito que no ha sido bien tratado, comprar animales es una opción poco ecológica y nada ética. Los animales no son objetos que se compran y desechan, son seres vivos con necesidades y derechos.

Espero que os sea de ayuda, y podéis dejar cualquier duda en los comentarios.

Abrazos animalunos!

Noelia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar tu comentario, aceptas haber leído y aceptas mi política de privacidad y protección de datos. Responsable de los datos: Noelia Rodriguez || Uso: moderación y respuesta de comentarios. || Legalidad: Sin tu consentimiento no se hace nada. || Quién recibe estos datos: No se cede los datos a nadie. || Tus derechos: Si en cualquier momento quieres acceder a tus datos, modificarlos o eliminarlos, solo tienes que pedirlo. || Más info: Puedes ver como trato toda la información que recojo de manera detallada en mi apartado legal de la web. *

dos × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.