La alta sensibilidad en las relaciones personales

Si algo nos caracteriza a las PAS (personas altamente sensibles) es nuestra manera tan particular y profunda de relacionarnos con los demás.

Necesitamos CONECTAR, a un nivel profundo con las personas que forman parte de nuestra vida y a quienes amamos (profundamente también).

Dependiendo de qué tipo de PAS seamos extrovertidas o introvertidas manifestaremos de una manera u otra nuestra forma de establecer vínculos con los demás.

Cuando la doctora Elaine Aron empezó a realizar sus estudios, en un principio creyó que se trataba del rasgo de la introversión, pero su trabajo le mostró que existían personas extrovertidas con las mismas características que ella estaba abordando, por tanto se dio cuenta de que existían PAS introvertidas y extrovertidas, independientemente de la alta sensibilidad.

 

¿Cómo se relacionan las PAS extrovertidas?

Normalmente son personas que no se muestran especialmente tímidas ni tienen problema en entablar conversaciones, e iniciar relaciones o acercamientos. Suelen tener necesidad de contar cómo se sienten, de hablar sobre lo que les pasa, de encontrar en los demás empatía y conexión hasta el punto de la dependencia, lo cual puede agobiar a las demás personas.

Creen NECESITAR de un contexto social amplio para sentir que son valoradas, reconocidas y aceptadas. A menudo esto les traerá problemas porque su forma de entablar vínculos tiende a ser exigente y demandante, y cuando la otra parte (amigo, pareja, familiar) no cumple con esas expectativas se sentirán decepcionadas, poco queridas y con esa sensación de vacío por no sentirse merecedoras del amor de los demás.

También ocurre que si esa PAS no se trabaja personalmente, y no vive acorde a su sensibilidad acabará sobreexponiéndose, cayendo fácilmente en relaciones tóxicas que dañarán su autoestima y en el fondo le harán alejarse de su esencia original.

Por eso es importante reconocer nuestra forma de ser, aprender cómo funcionan nuestros mecanismos de relación, para poder tener relaciones personales saludables que no minen nuestra autoestima y nos hagan crecer como personas sin dejar de respetarnos a nosotras mismas, aprendiendo en el proceso, a relacionarnos de manera adecuada y no invasiva.

Saber que la calidad de nuestra relaciones personales no depende del número de amigos que tengamos, y que SIEMPRE seremos personas VALIOSAS, SUFICIENTES, AMADAS Y RESPETADAS por NOSOTRAS MISMAS en primer lugar, y luego por los demás, siempre y cuando nos acepten tal y como somos, sin pretender cambiarnos y rebajar nuestra intensidad, porque eso forma parte de nosotras, y nadie más puede regularlo.

¿Y qué pasa con las PAS introvertidas?

Normalmente son tímidas y acaban por crear una coraza exterior que les lleva a aislarse del mundo exterior.

El funcionamiento social actual va bastante en contra de la sensibilidad y de las personas que desean vivir la vida desde un nivel más profundo y menos estimulante (sobretodo a nivel de velocidad, ruido, color…) y por eso es normal que las PAS introvertidas se sientan temerosas de exponerse para obtener las relaciones personales que desean. Porque TODAS necesitamos relacionarnos con los demás y establecer vínculos, pero no de la manera tan atosigante que se hace habitualmente, en reuniones, fiestas de muchísimas personas, con un ruido ensordecedor, con alcohol de por medio, sin el espacio para una conversación pausada y relajada apreciando cada detalle de lo que el otro nos está contando.

Las PAS introvertidas tienden a temer el entablar una nueva conversación con alguien a quien no conocen, y prefieren que sea le otro quien tenga la iniciativa. Esto está bien siempre y cuando no les acabe desvinculando del mundo para convertirlas en personas hurañas. Por tanto es fundamental para ellas conocer nuevas personas en contextos de reuniones pequeñas, en casa de otro amigo, en un café relajado con música armoniosa a un volumen que permita centrarse en la conversación y en las demás personas. Es importante romper esa barrera de bloqueo y expresar a los demás cómo nos sentimos, cómo necesitamos que sean las cosas para sentirnos a gusto y en confianza. Siempre debemos anteponer nuestra autoestima y bienestar, sin sentir que debemos ser complacientes para ganarnos el respeto de los demás y que deseen ser nuestros amigos.

En resumen, dentro de las particularidades que todos podamos tener es importante reconocernos y saber cómo podemos mejorar nuestro desarrollo personal para poder tener amistades, parejas y relaciones familiares que nos llenen y nos hagan sentir que compartir la vida es bello. Que esas personas estén alineadas con nuestros valores para poder ser nosotras mismas sin máscaras. Siempre será preferible tener 2 amigos que nos acepten de verdad que 10 con los que tengamos que disimular. O no tener pareja antes que una relación tóxica con alguien que no nos permite SER.

Recuerda que tu ALTA SENSIBILIDAD será compañera de viaje siempre y es importante que adaptes tus circunstancias a esta perspectiva de vida, para poder sentirte plena y conectada con tu esencia.

 

Noelia Rodríguez Izquierdo.