La aDOSlescencia: ¡10 cosas que no esperabas de tu hij@ de 2 años!

Pues así es llamada, por muchos padres y expertos de la blogosfera, esa etapa que se abre paso cuando el pequeño bebito, dulce y redondo que era tu hijo, se convierte “de repente” en un pequeño aDOSlescente rebelde que tiene en la boca delante de cada frase un NO. Es una etapa para muchos maravillosa (sobre todo para los padres, porque empiezan a tener más protagonismo) y para otros casi hasta dolorosa. Como siempre, cada niño es diferente y según su propia personalidad y carácter se manifestarán de una forma, pero es verdad que hay ciertas cosas comunes en los niños de 2-3 años y que pocos padres no se esperaban, cuando parecía que todo ya cogía forma. Atrás quedaban los cólicos, las noches eternas, no entender lo que quieren, teta a todas horas…

IMG_2111
Imagen propiedad de El Mundo de Emodi

Pero resulta que de pronto: ZAS! algo cambia y reina el caos. Sentimos que ya no conocemos a nuestro@ hij@ y por tanto no sabemos muy bien como actuar. Y en este proceso de reconocimiento mutuo te sorprendes a ti mism@ observando con sorpresa lo siguiente:

  1. Tu hijo come menos que antes, pero tiene mucha más energía que NUNCA.
  2. Ayer no quería ni ver delante a cualquiera que no fuera su madre y hoy te dice: me quedo a dormir con los abuelos.
  3. Pasa de la risa al llanto en 0,2 segundos. Y tú no tienes ni idea de por qué.
  4. Tiene las cosas más claras que tú, y eso a veces hasta te asusta.
  5. Todo lo que ayer le encantaba hoy ya no le gusta.
  6. Entra en conflicto consigo mism@ cuando se propone conseguir algo y no es capaz.
  7. Tu estás entrando en crisis, porque ya no puedes más y no sabes de donde sacar paz interior y tu pequeñ@ te dice: “t’anquila mamá, respiiiira”.
  8. Es capaz de estar 6hrs sin tí y “no echarte de menos”, pero 15 minutos a tu lado sin teta son un martirio.
  9. Te ríes genuinamente lleno de ternura por algo bonito que ha hecho y recibes un: “no te riaaas!” Que te muestra que se lo está tomando muy en serio.
  10. Tienes que pedirle lo contrario a lo que quieres, porque como te va a decir que no, o hacer lo opuesto, te adelantas. “Apaga la luz, por favor”, y te responde: “noooo, encendida” (Objetivo cumplido, tú querías la luz encendida).

Sin duda es una etapa de constante bamboleo buscando el equilibrio para evitar explosiones emocionales. La mínima tontería ingenua puede acarrear una rabieta de llanto ahogado de la cual no sabes ni como salir.

Es un momento intenso en el que ellos están empezando a despegar, a ser conscientes de sus propias decisiones, de sus gustos, a reafirmarse en su propio carácter y necesitan más amor que nunca. Cuanta más empatía y dulzura seamos capaces de transmitirles mejor. Y a la vez tener claros los límites imprescindibles para ser coherentes y que entienda el valor del NO sin crearles confusión, es un pequeño ensayo para la adolescencia posterior.

Los hijos son una lección constante, cuando crees que tienes una etapa “dominada” cambian a otra y vuelta a tirarse de los pelos. Pero así es esto, un baile al son de su música, y no siempre daremos los pasos correctos, o iremos al ritmo, pero poco a poco podemos construir una bonita coreografía juntos.

Espero que os haya gustado esta recopilación, contadme: ¿con que cosas de la lista identificáis a vuestros hijos?

Un abrazo!

firma Noelia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar tu comentario, aceptas haber leído y aceptas mi política de privacidad y protección de datos. Responsable de los datos: Noelia Rodriguez || Uso: moderación y respuesta de comentarios. || Legalidad: Sin tu consentimiento no se hace nada. || Quién recibe estos datos: No se cede los datos a nadie. || Tus derechos: Si en cualquier momento quieres acceder a tus datos, modificarlos o eliminarlos, solo tienes que pedirlo. || Más info: Puedes ver como trato toda la información que recojo de manera detallada en mi apartado legal de la web. *

5 × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.