Duelo por tu cesárea ¿cómo abordarlo?

Hoy quiero hablar de un tema muy importante, delicado y profundo. Muchas mujeres hoy en día programan sus cesáreas, o bien las tienen por urgencia y sienten que eso es lo que les tocó, y que ya pasó. Siguen adelante y están tranquilas, no sienten que les falte nada. Pero este post no es para ellas hoy.

Este post es para todas esas mujeres que hemos sentido que el mundo se derrumbaba a nuestros pies a la vez que nos abrían el vientre con un bisturí. Para todas aquellas mujeres que sienten que las cosas no encajan, que eso no es lo que ellas querían, merecían, esperaban. Y sienten que de alguna manera su parto les fue robado. O su dignidad fue aplastada por no tener al menos la posibilidad de una cesárea respetada, acompañada emocionalmente siendo un proceso vital tan importante.

Yo lo he vivido, lo he sentido, y lo he procesado, y por ello, desde el lugar más empático que pueda haber quiero darte mi apoyo y mi comprensión en tu proceso.

af27da84f2_1456498351015

Habitualmente después de una cesárea, cuando una mujer siente que eso que ha vivido la ha dejado rota e intenta vomitarlo, sacarlo fuera, encontrar consuelo, lo que encuentra son frases de “ánimo” que no le ayudan en absoluto: “mujer, al menos tienes a tu bebé sanito”, “enseguida te recuperas (físicamente), ya verás”, “mejor una cesárea a tiempo que lamentarlo”, “tienes que estar contenta por tu bebé”… Ni siquiera se les valida el derecho a expresar sus emociones, su frustración.

Hay mujeres que no se sienten “completas” por no haber podido parir, y es que biológica y fisiológicamente estamos preparadas para ello y nuestro cuerpo debe hacer un esfuerzo enorme para procesar que tenemos un hijo sin haber parido de forma vaginal.

Es necesario comprender, que además en cesáreas programadas ni siquiera se desencadena el proceso de parto, con todo lo que supone el juego hormonal necesario para ese proceso que no llega a ocurrir. Así que las mujeres pasan de estar embarazadas a de repente tener un bebé en brazos, que muchas veces ni reconocen, e incluso llegan a sentir sensación de rechazo por él. Como consecuencia se sienten malas madres, porque no están encandiladas por ese amor maravilloso que las demás describen en ese momento de sostener a sus bebés por primera vez. Así que empiezan a apilarse motivos para sentirse cada vez más hundidas y sin comprender lo que ocurre. Y esto tiene una explicación meramente científica, natural y hormonal, no con la capacidad de la mujer para maternar.

Las personas atravesamos duelos por distintos tipos de pérdidas además de las de vida de alguien cercano. Y en el caso de una cesárea también. Las fases del duelo son las siguientes:

NEGACIÓN: no podemos creer lo que nos ha pasado e intentamos negarlo, creemos que es un sueño, que no ha podido ser así, que puede ser cierto que lo hayamos vivido.

IRA, ENFADO: nos invade la rabia por aquello que hemos perdido, que nos han arrebatado, nos enfadamos con el mundo, nos entra una sensación de destrucción en lo externo y lo interno.

NEGOCIACIÓN: intentamos comprender la pérdida, buscarle pros y contras, buscarle una solución a pesar de que no sea posible.

DEPRESIÓN O ANGUSTIA: nos sentimos hundidos, abatidos, sin ganas de seguir adelante, sin ser capaces de procesar emocionalmente todo lo que ha pasado.

ACEPTACIÓN: Es la fase final en la que por fin comprendemos que no podemos hacer nada por cambiar lo que ya ha ocurrido, aceptamos desde el corazón asumiendo que la pérdida es irreparable, pero que podemos seguir adelante.

Hace falta mucha empatía, acompañamiento y amor sin juicio para acompañar a una madre que desea abordar el duelo por su cesárea. Tiene derecho a hacerlo, a sentirse así y a querer contarlo.

Si has vivido esto y siente que algo no encaja, tranquila, no estás loca. Lo que te ocurre es normal y lo puedes superar con ayuda. Puedes encontrarme en este correo noelia@espiralcriame.es y estaré encantada de acompañarte en el camino.

4c51c36ddb_1456498976331

 

 

5 formas de demostrar a tus hijos AMOR INCONDICIONAL

Hoy es el día del amor, no sólo de “los enamorados”. Y el amor más potente y puro que existe, el primero que recibimos y sentimos es el maternal (en segunda instancia más adelante, el paterno). Una fuerza potente como un huracán, capaz de poder con todo. Sentirnos profunda e incondicionalmente amadas en nuestra más tierna infancia es imprescindible para convertirnos en adultos felices, seguros, inteligentes, con autoestima.

Y todos los padres tenemos claro que haríamos lo que fuera por nuestros hijos, que les amamos con locura, que son lo más importante en nuestra vida, pero… No siempre sabemos transmitirlo adecuadamente. Y muchos niños perciben que el amor de sus padres depende de su comportamiento, sus notas, sus labores, etc, y eso es lo que se les transmiten sin saber el doble mensaje el daño que supone.

cover espiral 02

Así que quiero darte hoy 5 formas de demostrarle a tus hijos amor incondicional, para que ellos tengan claro que tu amor por ellos es inquebrantable.

  1. No les castigues, acompañales a descubrir las consecuencias naturales de sus actos. 
  2. Dile cada día que te sientes afortunad@ de ser su madre/padre y que es maravillos@ por ser como es.
  3. Siempre que sienta algún temor hazle saber que tu le proteges y cuidas de cualquier mal, que le ayudarás a superarlo, no lo minimices.
  4. Valora cada día alguna de sus maravillosas cualidades (que generoso eres, que pelo tan bonito tienes, me gustan tus ojos, gracias por ayudarme…)
  5. Parate cada día a darle ese contacto consciente que todos necesitamos, un abrazo apretado sin prisa, en silencio, acaricia su pelo hasta que se quede dormido, muestrate entusiasmad@ de leerle su cuento favorito como un momento de conexión, no un trámite para que se duerma.

Espero que estas 5 ideas te abran aún más la perspectiva y encuentres todas las preciosas maneras que hay de dar AMOR a diario a nuestros hijos.

Aprovecho para contarte que con este motivo voy a regalarte un taller ÚNICO en DIRECTO el día 24 de febrero a las 21:30hs (España peninsular) llamado “Criar, amar, educar” el lema de esta preciosa Espiral de crecimiento.

Solo tienes que suscribirte AQUÍ para recibir el enlace de acceso. Te va a encantar!

Te espero dentro!

Noelia.